Hunting Box » Caza » Modalidades de Caza Menor II

En la anterior entrega de Modalidades de Caza Menor conocimos las más populares. Ahora vamos a descubrir otras ancestrales y también muy practicadas y queridas por muchos cazadores.

Reclamo

Esta modalidad esta en regresión, pese haber sido una de las más empleadas por nuestros antepasados cuando no existían armas de fuego o la economía no permitía el poseer y mantener una.

En ella se atrae a los animales salvajes mediante el canto de un reclamo vivo, es decir, un animal de la misma especie pero domesticado, o mediante reclamos artificiales que el cazador activa mediante un soplido, la compresión de una vejiga, etc.

Una vez que la pieza ha caído en el engaño, la manera de concluir con el lance puede ser muy variada. Se puede atrapar con una red, dispararle o en algunos casos cogerla viva después de que se le haya impedido el vuelo mediante alguna sustancia pegajosa que habrá tocado al acercarse al reclamo.

Normalmente se emplea esta modalidad para la caza de la perdiz, aunque en muchos lugares también se emplea para la codorniz o el zorzal y para aves de pequeño tamaño de interés para los amantes del silvestrismo.

Cetrería

La cetrería es la modalidad de cazar con aves rapaces, especialmente con halcones, azores y otras aves de presa para la captura de especies de volatería o de tierra. Biológicamente se trata de una simbiosis entre hombre y animal, una relación en la que ambas especies se benefician.

Hoy es un deporte que en el mundo occidental se practica con aves de presa criadas en cautividad, lo cual no supone ningún peligro para las aves salvajes. Sin embargo, aún hay zonas remotas en las que se siguen capturando aves silvestres.

En noviembre de 2010 la cetrería fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, por ser uno de lo métodos de caza tradicionales más antiguo, selectivo con las presas cinegéticas, no contaminante y respetuoso con el medio ambiente.

Caza de liebre con galgo

Esta modalidad nos permite ver una lucha emocionante entre el cazador (galgo) y la presa (liebre). Es posiblemente la que más belleza para la vista nos brinda y en ella, el ser humano adquiere un papel secundario, más aún que en el caso de la caza con reclamo.

Debido a la belleza que entraña dicha práctica  han surgido multitud de campeonatos de galgos. Algunos de ellos tienen lugar en canódromos donde un número relativamente alto de canes corren tras un señuelo artificial. Otros tienen lugar en el campo, al aire libre donde se corren liebres salvajes con dos galgos por collera. En estas carreras al aire libre no se premia sólo al galgo que atrapa a la presa, sino que se valoran otras cosas como el que más tiempo ha estado delante del otro, el que no ha recortado en los virajes, etc.

Caza de madriguera

Esta caza es ideal para el control de plagas de animales de madriguera (zorros y conejos). En ella se introducen en las madrigueras a perros o hurones que provocarán la salida de los animales al exterior de las galerías. Para evitar la huida del animal objetivo se pueden colocar unas redes llamadas capillas en los agujeros de manera que el animal queda atrapado al intentar huir de sus perseguidores. De esta manera se atrapa a la pieza con vida pudiendo emplearla para repoblaciones. Por otro lado, se puede atrapar al animal disparándole.

Por supuesto, en este artículo hemos tratado de definir las modalidades de caza más practicadas en la península ibérica, pudiéndose desarrollar mucho más todas y cada una de ellas. Como ya sabreis, la caza tiene infinidad de secretos, de misterios, de trucos y  de técnicas que todo cazador pretende entender y desvelar siendo precisamente esa curiosidad la que nos hace seguir cazando y lo que llena de belleza nuestra afición.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.