Hunting Box » Formación » Puntos a revisar en nuestro perro tras un día de caza

Todo cazador debe ser consciente de que una  jornada de caza supone un gran esfuerzo para nuestros acompañantes caninos. Además del esfuerzo físico, hemos de tener en cuenta las lesiones que pueden producirse durante la práctica de nuestra afición y que pueden dar al traste con una temporada completa.

Para evitarlo, siempre revisaremos estas 5 partes del cuerpo, que son las que pueden lastimarse con más frecuencia:

1. LAS PATAS

Es una de las partes del cuerpo que más se puede lesionar: cortes, pinchazos, ampollas, uñas rotas, etc. y, a su vez, una de las partes que más cuesta curar, por lo que es un punto que no podremos dejar de inspeccionar. Hay que tener en cuenta que las extremidades en caliente producen menos dolor, por lo que aunque no veamos cojear a nuestro ayudante, es posible que la lesión exista. Por lo tanto, procederemos a la inspección visual siempre y, si es necesario, a la cura de la herida lo antes posible para evitar infecciones.

Uña perro rota

 

 

 

 

almohadilla cortada

 

2. LOS OJOS

Sobre todo en zonas de cereal y en zonas húmedas con abundancia de cañas y juncos, a nuestros compañeros se les pueden producir cortes en los parpados e incluso en el globo ocular, pudiendo ocasionar un gran problema si alguno de los cortes se infecta. Además, pueden clavarse espigas o pinchos que deberemos retirar lo antes posible. Para curar los ojos recurriremos al suero fisiológico y, si es necesario, a alguna pomada que nos indique nuestro veterinario.

herida ojo

 

3. EL HOCICO

El olfato es el sentido que más desarrollado tienen, por lo que debemos cuidar su hocico como oro en paño. Es la parte del perro que abre paso al resto del cuerpo cuando los canes transitan por la maleza y a menudo la que se lleva los golpes, pinchazos y picaduras, en ocasiones provocadas por la curiosidad identificativa de un perro de caza. Además, forma parte del aparato respiratorio que es vital. Por todo ello, inspeccionaremos el hocico de nuestro perro en busca de lesiones cutáneas y, si sospechamos que ha sido víctima de una picadura, acudiremos a un veterinario urgentemente.

Hocico perro

 

4. ZONA DEL VIENTRE Y GENITALES

Pese a ser la piel canina mucho más dura que la nuestra, tras una jornada de caza su zona ventral y genital está expuesta a pinchazos, arañazos, rozaduras, etc. Por lo que si vemos alguna lesión de cierta importancia, no estará de más que la limpiemos y curemos con los típicos productos para este fin.

 

5. EL PELO

Pondremos especial atención en días de calor y zonas con pocas sombras ya que nuestros perros pueden ser víctimas de insolaciones o golpes de calor. Cuando la insolación llega a ser grave, el pelo se desprende del animal dejando la piel desnuda, sin apenas tirar de él, sólo con una caricia. Si esto pasa, acudiremos al veterinario muy urgentemente.

Por otro lado, si el pelo del animal está mojado, podrá contraer enfermedades como resfriados, moquillo, etc.

Además buscaremos posibles parásitos que se hayan cobijado en nuestro can para tratarlo cuanto antes y evitar plagas.

perro mojado

Lee también Primeros Auxilios: Heridas Cutáneas

Comentarios

Los comentarios están cerrados.