El Podenco Ibicenco

El Podenco Ibicenco es una raza inicialmente creada para la caza de conejos y liebres, con y sin escopeta, aunque en la actualidad es un perro muy valorado por los rehaleros que lo emplean para sacar de sus encames a todo tipo de piezas de caza mayor.

Muchos especialistas se empeñan en incluirlo en el grupo de los lebreles, atendiendo más a rasgos morfológicos que a sus cualidades y características cinegéticas.

A diferencia de los demás lebreles, el Podenco Ibicenco también llamado Charnigue Balear en francia o Charnego en algunas zonas catalano-parlantes, posee un potente olfato, busca la caza con leve trote, sin temor a la maleza ni a la espesura más intrincada y, cuando se lanza sobre su presa, ofrece un gran espectáculo al cazador que tiene la suerte de poder contemplarlo.

Es un perro de compañía muy ágil y muy astuto pero a menudo es un poco malo y arisco. Su adistramiento es difícil.

Un poco de historia
Es originario de las Baleares y más exactamente de la isla de Ibiza, de donde procede su nombre de “podenco ibicenco”.

Se dice que fue traído a esta isla hace unos 3.000 años por los faraones egipcios y algunos piensan que el Dios de los Muertos, Anubis, adoptó la cabeza de un lebrel de las Baleares, llamado ya antes “perro de los faraones”. Pero es mucho más probable que, como el galgo, fuese traído por los sarracenos y los moros.

Abunda en todas las Baleares, donde habitualmente se le designa con el nombre de “Ca Eivissenc”. En en resto de España y, según las regiones, se le llama mallorquín o lebrel de Ibiza, nombre con el que se le conoce en Inglaterra. Llevado a este país en 1929, no soportó el clima, lo que hizo creer que, si se le exilia lejos de su isla soleada, muere. Esto no es totalmente cierto, puesto que los ingleses poseen hoy excelentes crías de perros ibicencos.

Lee también nuestro artículo sobre el Braco Alemán.