¿Qué hacer si nos encontramos un perro?

Es habitual encontrarse perros por la calle o en el campo, bien vagabundos, abandonados o extraviados, sobre todo en verano. Vamos a dar algunas indicaciones para saber cómo actuar en tal caso.

Lo primero que debemos hacer es determinar sus necesidades primordiales. Para ello debemos responder a estas dos preguntas:

–          ¿Qué edad tiene?

–          ¿Cuál es su estado de salud?

Determinar la edad

Podemos conocer la edad aproximada de un cachorro fijándonos en que en las primeras semanas de vida un cachorro tiene los ojos y oídos cerrados y no tiene dientes. Tanto los oídos como los ojos se abren en torno al décimo día y los dientes empiezan a ser visibles  a partir de la tercera semana. Por lo tanto, un cachorro con la dentadura anterior completa tiene al menos 1 mes de vida.

A partir del primer mes, los pequeños se vuelven más activos y sus movimientos son más seguros. A partir de los tres meses y medio empieza la sustitución de los dientes de leche. Después del sexto o séptimo mes la dentadura definitiva está completa.

En el caso de los adultos, es un poco más difícil de determinar la edad pero fijándonos en los dientes, en los ojos y en el pelo podremos calcularla de forma aproximada.

El sarro empieza a formarse a partir del año de vida, por lo tanto, un can con bastante sarro  tiene más de 2 ó 3 años. También podemos fijarnos en el desgaste de los dientes.

A partir de los 7 años puede aparecerle al perro un pequeño halo claro, de color blanco azulado, alrededor del iris.

En cuanto al pelo, los primeros de color blanco aparecen a partir de los 6 años en la barbilla y alrededor de los labios. Si el perro tiene 7 u 8 años, le veremos pelo blanco en los carrillos y alrededor de la nariz y los ojos y a partir de 10 años, por el resto de la cabeza.

 

Valorar el estado de salud

Aunque el perro esté asustado debe mostrarse activo: una actitud apática y amodorrada puede ser signo de enfermedad. El rechazo a la comida puede achacarse al miedo y a la desorientación pero si dura más de 1 día, será preocupante.

Para saber si está bien hidratado o no debemos fijarnos en la elasticidad de la piel. Para ello cogeremos un pliegue cutáneo y tiraremos de él ligeramente. Si al soltarlo la piel vuelve rápidamente a su estado normal, el perro está bien hidratado. Si, por el contrario, la piel adquiere una consistencia pastosa más que elástica y tarda unos segundos en volver a su posición habitual, el perro está deshidratado.

También es importante identificar la presencia de pulgas o garrapatas. Las pulgas normalmente estarán en la cola y alrededor del cuello. Las garrapatas se encuentran pegadas a la piel, principalmente en las orejas, en el cuello y en las patas.

 

Cuidados

En función de su edad y estado de salud, satisfaremos sus necesidades de diferentes maneras.

Por ejemplo, a los cachorros de menos de 1 mes de vida les alimentaremos con leche que se parezca en todo lo posible a la materna. En este sentido, la leche de vaca no es apropiada. Existen en el mercado varios tipos de leche en polvo específicos para estos casos pero también podemos hacer un sucedáneo de forma casera:

–          Calentar leche de vaca al baño María, nunca a fuego directo

–          Añadir una cucharadita de nata líquida, una cucharada de yema de huevo y una gota de limón

–          Remover hasta obtener una mezcla homogénea

Otro punto importante es la higiene. Podemos lavar al perro pero no bañarlo completamente hasta no estar seguros de su estado, ya que el enfriamiento que supone el baño podría agravar enfermedades y originar problemas respiratorios, digestivos y reumáticos. Lo conveniente es limpiar con una esponja humedecida los ojos, los oídos y las zonas más sucias.

Después de haberle cubierto las necesidades más básicas, lo conveniente es que lo examine un veterinario.

 

Fuente: Primeros auxilios para animales, Piero Fortunati

Lee también nuestro artículo La higiene en los perros